lunes, 10 de junio de 2019

Deseo





Tu mirada me envuelve,                                        
háblame despacio, casi susurrando.
El deseo vuela entre los dos,
atrapálo  y ven...

19 comentarios:

  1. Sensual y exquisito poema. Saludos amiga.

    ResponderEliminar
  2. el deseo cuando es solo ello es amargo

    buena semana Lía
    saludos

    ResponderEliminar
  3. Sensual y lleno de pasión, maravillosos versos llenos de lirismo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Sensual y pasional verso,salido de una pluma sensible y de un buen gusto.


    Un besote preciosa.

    ResponderEliminar
  5. :)

    Qué sensual y qué bonito!!!

    Es una invitación de ensueño.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Sensualidad a flor de piel, sugerente invitación...¿quién se puede resistir?

    Besos!!

    ResponderEliminar
  7. Las miradas hablan mejor que las palabras, ellas sugieren, atraviesan el alma o cambian nuestros pensamientos...
    Bellos versos donde la sensualidad vuela junto al deseo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Que importante la voz en los momento del amor, bello poema.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  9. Hablarle de esa manera al amor y algo así como sentir una bomba atómica en el oido; una explosión de amor que nace donde vive el silencio de la palabra se hace presente...

    Un beso

    ResponderEliminar
  10. El poder de una mirada cuando envuelve...

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. super erotico,me encanta ,besos

    ResponderEliminar

  12. ¡Caramba, pocas frases que dicen mucho! Felicidades, reina.
    Me ha encantado.
    Un besito y mi gratitud.
    Feliz tarde de domingo.

    ResponderEliminar
  13. Saludos amiga. Gracias por estar siempre.

    ResponderEliminar
  14. Como suele el deseo, evanescente...un abrazo. CarloS

    ResponderEliminar
  15. Hay instantes que deberían de enmarcarse... porque lástima que no puedan detenerse...

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  16. Que instante bello lleno se sensualidad. Beso

    ResponderEliminar

Abrazos

Quizás aprendamos que en un segundo podemos perder todo, la libertad de andar por donde queramos, de caminar por una plaza, hacer compras...