lunes, 28 de octubre de 2019

LILI





Preciosa, con su vestido nuevo iba de aquí para allá por el patio, sus cuatro años danzaban al compás de su faldita, su mamá le acababa de cortar el cabello, esos rulos se tendrán que domar!.- decía.
Sola, sus hermanos mayores estaban en la escuela, por lo tanto la casa era suya, podía imaginarse princesa, hada, o jugar a la mamá. 
Lili!!! quedáte quieta que tengo que baldear el patio, siéntate en tu sillita y come estas uvas, están muy dulces, pero no te manches el vestido .-
Comenzó a comerlas, realmente estaban dulces, sacaba sus semillas y las tiraba al piso.- No Lili! le dijo, no las  tires al suelo recién dejé limpio. Ella miro a su madre  y miró las semillas en sus manos, donde las iba a tirar???
Su mamá cantaba, siempre cantaba mientras hacía sus quehaceres, ella para no interrumpirla comenzó a poner esas semillas en su oído, una tras otra, contenta porque no ensuciaba nada.-
La mamá de repente la miró , demasiado silencio pensó y la vio como usaba su oído de basurero, con una exclamación la alzó y miro su oído, imposible sacarlas!!
En la sala del hospital, dividido con sábanas blancas que con el viento volaban cual palomas, el médico le fue sacando las semillas una a una...Que traviesa eres! le dijo sonriéndole.- 
Pasaron los años nunca se olvido de aquello,  muchas veces piensa que quizás alguna semilla quedó allí...que mágicamente hacía que escuche a su madre cantar.... 



10 comentarios:

  1. Tu relato es de una atípica belleza y con una definición tierna. Encuentro gran valor en los escritos que definen bien, como en el tuyo.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muy lindo relato y con un buen mensaje. Muchas veces las madres somos muy excesivas con la limpieza, y cuando hay niños es natural que tiren cosas al suelo, y una pena por no permtir que ensucie el piso,un ratito, casi pierde el oido. Esas cosas no hace ver las cosas que realmente valen.
    Un Beso Lia!!

    ResponderEliminar
  3. Bellísimo relato con una especial dosis de ternura

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
  4. Encantadora historia donde la inocencia de la infancia nos toca el alma, gracias a la belleza de tus letras.

    Besos, Lia.

    ResponderEliminar
  5. Hay recuerdos ue son eternos, ojalá las personas también.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Tierno relato amiga. Me hace recordar cuando mi hermano se introdujo un frijol en la nariz y mi madre le dijo que le nacería una planta, yo me retorcí de risa al imaginar...... Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Me gusta tu imaginación...

    Un beso admirador.

    ResponderEliminar
  8. Gracias te lo agradezco mucho
    me ha gustado mucho este relato
    ciudate
    besos

    ResponderEliminar

SUEÑO

Sé que es un sueño envuélvete en el y déjate llevar que mi abrazo te lleve allí, donde supimos estar que te embriague, el aroma de nue...